La ansiedad de nuestros perros en cuarentena

Actualizado: jun 26


En estos días de cuarentena, todos podemos sentirnos preocupados y ansiosos. El ritmo del mundo se ha visto afectado por el Covid19. Y nuestros perros no se quedan atrás.


De forma repentina, su rutina también cambió. Pónganse en las patitas de ellos; ya no salen a caminar (y si salen, son 3 minutos al baño), su familia está todo el día en casa, los horarios ya no son los mismos, quizás ya no escuchan la bulla de las calles como antes. Dejaron de salir al parque, dejaron de ver animales pasar, o de perseguir la pelota en un lugar grande. Ya no salen a trotar, ni acompañan a nadie a algún lugar “pet friendly”. Además, sumémosle el hecho de que ellos sienten que estamos angustiados, ya que los perros son excelentes para leer nuestro lenguaje facial y corporal. Y esto, aunque parezca mentira, los pone ansiosos e inseguros. “Si mi humano, mi líder y guía, está nervioso, ¿por qué no he de estarlo yo?”


La ansiedad es una emoción que evoca sentimientos de angustia y miedo ante lo desconocido o ante la inestabilidad. En los perros, la ansiedad se presenta por muchos motivos: falta de atención, falta de ejercicio, aburrimiento, por separarse de sus dueños, por soledad, y demás. En este caso, sabemos que es por este gran cambio de rutina en casa.


Es común que esta emoción salga a la luz en diferentes formas: llantos, aullidos, dar vueltas en la casa incesantemente, o incluso conductas que antes no hacían (por ejemplo, orinarse en los sofás, algo impensable en perros totalmente educados en ese aspecto). Y como no gastan energías, se aburren con más facilidad y esto les genera más ansiedad aún. No se asombren que, a la primera oportunidad, el perro quiera salir corriendo de la casa, muy ansioso y emocionado por ver todo lo que conoce. ¿No nos sentimos nosotros igual que ellos?

Estos días son difíciles para todos. A veces nos podemos desesperar porque los perros empiezan a tener conductas que no nos gustan. Pero debemos comprender que ellos no entienden de pandemias ni de cuarentenas. Por ahora su rutina ha dado un giro, y ellos son animales de hábitos. Estas conductas nuevas que nos pueden hacer perder la paciencia tienen un motivo; es el encierro que están viviendo junto a nosotros. Lo más importante es empatizar con ellos y hacer varias actividades para que se sientan mas tranquilos y haya armonía en nuestro hogar. Si queremos aliviar su ansiedad y corregir ciertas conductas, debemos ser nosotros quienes se personalicen de sus actividades en casa.


Hay dos tipos de estimulación que nuestros perros necesitan: la estimulación física y la estimulación mental. Como la física se ve un poco limitada debido a la cuarentena, podemos empezar a trabajar más su mente. ¡Esto los cansa un montón!


¿Qué actividades podemos hacer? Les dejo algunas opciones.


  • Establecer una rutina de cuarentena: colocar horarios en los que nos dediquemos a nuestros perros (una hora fija, con una actividad planeada). Hagámoslo un evento, así involucramos a todos los miembros de la familia y creamos un espacio para divertirnos.

  • Trucos: trabajar trucos pone a pensar a nuestros perros, pues para ganarse un premio primero tienen que aprender algo nuevo. Un perro que se pone a pensar es un perro que se cansa.

  • Juegos interactivos: los famosos juguetes Kong (u otros parecidos) se pueden rellenar de comida rica para ellos. Esto representa un reto porque los pone a pensar en cómo sacar la comida. También existen rompecabezas, en los que se esconden premios y el perro debe pensar para sacarlos. Otra opción son juguetes hechos en casa, podemos darles uso a botellas de plástico, o a los cartones de los rollos de papel higiénico. En ellos también se puede esconder comida. ¡Seamos creativos!

  • Juegos olfativos: esconder premios en lugares de la casa, en una alfombra olfativa o en alguna prenda de ropa vieja. Con esto estimulamos su nariz y trabajamos zonas cerebrales que activan las habilidades de búsqueda y regulan las emociones.

  • Juegos con sus juguetes en casa: si tenemos espacio suficiente, podemos lanzar la pelota dentro de casa, o coger su juguete favorito y jugar a quién jala más fuerte.

A los perros les encanta tener cosas que hacer. Está en nosotros proveerles lo necesario para ayudarlos a calmar su ansiedad. Antes posiblemente no teníamos tanto tiempo para ellos; hoy por hoy podemos disfrutarlos un poquito más. Pasemos tiempo de calidad con ellos. ¡Anímense! Ellos nos necesitan y nosotros a ellos para poder atravesar estos momentos de manera más positiva.

Melissa Vélez

Psicóloga Clínica & Entrenadora Canina

0 vistas
 

CONTACTO:

©Kiarame 2020