¿Vuelve tu perro cuando lo llamas? El comando de obediencia que puede salvar su vida.


Todos nos derretimos al ver a nuestros perros hacer trucos. Es súper divertido y nos emociona ver cómo aprenden. Sin embargo, olvidamos una orden muy importante (que no es un truco sino un comando de obediencia) que podría salvarle la vida: el “llamado” o “recall” en inglés. Este comando es vital porque les enseña a volver a nosotros cuando los llamamos, ya sea dentro de casa o afuera.

Muchas personas seguro viven la experiencia de que sus perros a veces van hacia ellos cuando los llaman, y a veces no. Esto es común, sobre todo tienden a desobedecer más en los exteriores que en su hogar. Esto se debe a que, en un parque o lugar abierto, hay muchas distracciones que les llaman la atención, por lo tanto, volver a sus familias no es tan interesante como perseguir una paloma.


Entonces, ¿cómo puedo enseñarle a mi perro a volver cuando lo llamo? Primero debemos reflexionar en nuestra relación con ellos. Dentro de los errores más comunes a la hora de enseñarles a regresar, es llamarlos usando su nombre para corregidos. Muchas veces, ante la desesperación de una travesura, tendemos a gritarles cosas como “¡LUNA! ¿¡Qué has hecho!?”, “¡COCO, malcriado!” en tono negativo y fuerte. El perro rápidamente asocia que su nombre no es nada bueno, y de hecho cuando lo llamas, no viene.


Otro error común es soltar al perro en lugares abiertos si él o ella no sabe regresar al llamado. Ante esto, tenemos a diario miles de accidentes: perros atropellados, atacados por otro perro, o perros perdidos. Los estímulos en el mundo pueden llegar a ser tan fuertes para ellos que nos ignoran por completo, haciendo que se aparten de nosotros y se accidenten. Es por esto la importancia de que aprenda el "llamado" o "recall" oportunamente.


Para poder enseñar el “recall” de manera correcta, debemos tener en cuenta los siguientes puntos:


  1. Comencemos este sencillo ejercicio: llamarlo en casa por su nombre. Cada vez que venga, le damos un premio. Incluso podemos hacerlo en familia. Podemos sentarnos en el suelo en diferentes puntos, cada persona con un premio, y llamar al perro. El perro pronto asociará su nombre con una experiencia positiva e irá a todos los puntos en donde están sus humanos. Practiquemos este ejercicio cuantas veces queramos, mientras más, mejor. Al final de hacerlo muchísimas veces, en varios días, podemos empezar a llamarlo y reducir la cantidad de premios que le damos.


  1. Tengamos en cuenta que, si nuestro perro no sabe regresar al llamado en exteriores, no debemos soltarlo. Por más tentados que nos veamos, por más que el perro vecino si sepa hacerlo, debemos comprender que hay otros perros que sí saben manejar esa situación. Si este no es el caso de nuestros perros, es mejor prevenir que lamentar.

  2. En el parque u otros lugares abiertos, podemos entrenarlos usando una correa larga (unos 10 metros). Con la correa siempre puesta, dejamos que nuestro peludo se distraiga. Luego lo llamamos por su nombre y podemos poner un comando. Ejemplo: “’¡Milo, ven!”. Lo hacemos de manera entusiasmada. Si nuestro perro se gira a vernos y empieza a venir, lo premiamos y le hacemos una fiesta. ¡Su decisión ha sido excelente!

  3. ¿Tu perro se distrae demasiado, ni siquiera pone atención a los premios? Cuando nos enfrentamos a estímulos mas fuertes (una ardilla, un pájaro, u otro perro), para nuestro perro es difícil ponernos atención y regresar a nosotros. Empezamos a competir contra esas cosas tan interesantes para nuestros peludos. A muchos perros se les hace difícil, y esto también tiene que ver con su genética, su personalidad y con lo que hay “allá afuera”. Por eso es necesario contratar a un entrenador que nos guíe. Hay varias formas de enseñarle el llamado y muchas herramientas que nos pueden ayudar. Un buen entrenador te dirá que herramientas usar, cuál motiva más a tu perro, y te enseñará a aplicar la técnica adecuada.

¡No te olvides de practicar en casa y cuando estén solos en el parque!


Melissa Vélez

Psicóloga Clínica & Entrenadora Canina

 

CONTACTO:

©Kiarame 2020